1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. The Vainglory Forums are Closing READ MORE 

Transfondo Oficial LA ELECCIÓN

Discussion in 'Skye' started by taO, Sep 2, 2015.

  1. taO
    Offline

    taO Vainglory Developer Super Evil Megacorp

    'LA ELECCIÓN'
    por SugarVenom

    Skye se abrió paso entre la muchedumbre de chicas nerviosas que rodeaban la mesa de la elección donde se encontraban las placas de plata, cada una con un nombre grabado. Los hombres en edad de casarse estaban reunidos en grupos, en los rincones, jugando a Yunnori y aullaban tras cada resultado, en apariencia no muy preocupados con los resultados de la Elección; sin embargo las jóvenes deslizaban el dedo por encima de su nombre y cotilleaban sobre la posible candidata que las madres de la casa elegirían para sus hijos en la ceremonia. Skye cerró un ojo y observó a la primera y engreída hija de la casa Tiger, una chica guapa llamada Nari. En la delicada muñeca, Nari sujetaba la correa de terciopelo de un tigre desungulado y medio sedado que parpadeaba, confuso, entre los invitados.

    "Espero que te elija una buena casa, Skye", dijo ella. "Si la madre de una de las casas se descolgara con una sorpresa, se acabaría el aburrimiento de estos actos". Era bien sabido que una hija de la casa Tiger era una sabia elección diplomática para Baron Silver. La casa Tiger había librado una guerra abierta con la casa Silver ese año y había destruido una gran parte de la caballería de robots de los Silver...

    ...pero con las innovaciones de Skye...

    Alguien le clavó un dedo en la espalda, lo que obligó a Skye a enderezarla. Su madre la había seguido de cerca toda la noche y la había corregido con codazos y murmurándole instrucciones. Una sonrisa enorme y falsa se dibujó en la cara de Skye, que se negó a responder y prefirió mirar fijamente a Nari, hasta que la chica de alta cuna apartó la mirada.

    "Necesito un poco de aire fresco", dijo Skye sin dirigirse a nadie en concreto. Escondió dos pastelitos de miel en la manga del abrigo mientras se dirigía al oscuro balcón. A lo lejos, a los pies de la gran colina en la que se alzaba la casa Silver, más allá del pueblo, más allá de la granja y los campos de minions, las minas de cristal refulgían con un brillo azul y plácido en el cielo nocturno. Se metió un pastelito entero en la boca.

    "Hueles a grasa".

    Baron se acercó por detrás y sus palabras le produjeron un cosquilleo en la nuca. Cogió el otro pastelito que tenía en la mano y se lo metió también en la boca. Baron llevaba la ropa con adornos bordados de plata de su casa, y tenía los nudillos llenos de anillos de plata. No tenía reparos en presumir de riqueza; a fin de cuentas, habían sido las minas de su bisabuelo las que habían permitido descubrir el poderoso cristal. Otras casas se lo habían disputado, habían luchado y muerto por él, pero la casa Silver había logrado retenerlo.

    "Te equivocas", dijo Skye, que se cruzó de brazos en un acto de desafío para dejar de temblar. "Es el último perfume que ha salido al mercado. Todas las damas lo llevan esta temporada".

    "Me gusta tu peinado".

    "A partir de hoy me peinaré así todas las mañanas".

    Baron apoyó los antebrazos en el muro del balcón. "Parece que no fue hace tanto cuando tú y yo éramos niños y jugábamos mientras nuestros padres examinaban mapas, o planeaban batallas en la jungla..."

    "Y dentro de poco las batallas de tu padre serán las tuyas".

    "Es absurdo que haya muerto tanta gente por esas piedras azules y brillantes".

    Skye dirigió la mirada a las minas. "¿Qué sucede cuando se agota una mina?"

    "Pues que seremos los dueños de un montón de cristales vacíos, cuyo poder se agotó hace mucho en nuestras máquinas de guerra. Tendremos que excavar en tierras cultivables y cada año podremos alimentar a menos gente".

    Skye no podía mirarlo a los ojos. Pero se fijó en sus manos, en las cicatrices que se había hecho en la batalla y que le cubrían los nudillos. "Mi padre está recopilando información sobre unos potentes pozos de energía donde podrían recargarse los cristales", dijo Skye, pero Baron negó con la cabeza.

    "Los pozos están tan lejos que no nos sirven. A veces deseo que las minas desaparezcan. Así no necesitaríamos robots y tanques, ni los mugrientos minions, ni esta ridícula ceremonia de elección".

    "Seríamos nosotros quienes podríamos elegir", susurró Skye. Le cogió la mano a Baron y se sobresaltó al notar una leve descarga.

    "Sí". Baron giró la mano sin apartarla de la suya y la abrió. En la palma tenía una placa de plata reluciente. Skye se embriagó con el olor a miel del aliento de Baron y deslizó las yemas de los dedos sobre el nombre grabado, que no era otro que el suyo. "Un día el ejército será mío y necesitaré que seas mi general". Baron cerró los dedos en torno a la placa para cogerla con fuerza y Skye se estremeció. "A veces, a pesar de todo, un hombre debe decidir por sí mismo".

    Continuará...
    • Like Like x 3
    • Agree Agree x 1
    • Awesome Awesome x 1
  2. PtheAMC
    Offline

    PtheAMC River Troll

    Gg Skye. Y puede que nos estén diciendo la identidad de un nuevo héroe: Baron.
    • Agree Agree x 1
  3. Hensgrëj
    Offline

    Hensgrëj Stormguard

    Ah, amo las historias de los personajes. Les dan un sentido de ser mucho mas interesante.

    btw, me ofendí con lo de 'mugrientos minions'. Pobresitos ;-;

Share This Page